Candela al jarro, hasta que largue el fondo.

Texto: Liyanis Carvajal Pérez (Pinar del Río, 1977)
Historiadora y Crítico de arte.
Fotos y videos: Michel GMG.

Exposición: del 23 de marzo hasta el 11 de mayo de 2019.
Centro para los asuntos del arte y la arquitectura (CAAA), Guimarães, Portugal.

Mientras releía El fin del trabajo, texto de Jeremy Riftkin que recorre los dramáticos cambios en los modelos de vida laboral por los que ha pasado el hombre durante las revoluciones industriales, así como el consecuente impacto de la tecnología sobre los mercados y sobre los empleos, sentí la necesidad de revisar mi contexto más inmediato, la resistencia cultural de una nación cuya historia más cercana ha calado profundamente en los genes de sus habitantes la necesidad imperiosa de reutilizar, reparar y aprovecharlo todo.
Con esta inquietud, salí a pasar mis ojos curiosos por la calle principal de la ciudad de Pinar del Río. Rápidamente pude constatar que la preocupación de este autor y su premonición tecnoparadisíaca que entona un réquiem por la clase trabajadora llegarán con mucha lentitud a mi pueblo.
Me propuse entonces realizar varios ensayos fotográficos como evidencia de que en Cuba sí se aprovecha todo y el que sepa reparar o innovar para mantener algo funcionando tiene garantizado un trabajo que dará alimento a su familia.
Entonces reafirmé la convivencia de un oficio con otro, de las creativas soluciones aportadas por los especialistas y la pasión con que estos hombres de modo honrado y consecuente se entregan a su labor.
Candela al jarro, hasta que largue el fondo, fotografías y audiovisuales, es una selección que pretende llamar la atención sobre la forma de vida del individuo contemporáneo de un país tan peculiar como la isla de Cuba. Apartir de la conjugación de oficios basados en la reparación de objetos con función utilitaria como relojes, fosforeras, cerraduras, cazuelas, velas y bicicletas, se genera una estética en donde precariedad y austeridad desdibujan sus límites.
Más allá del proceso de reciclaje, estos videos resaltan el poder de innovación del hombre con el fin de aprovechar lo que se tiene en función de continuar dando utilidad a objetos que, en la vorágine actual, son generalmente desechables o muy fáciles de sustituir por la producción masiva propiciadora del consumismo.
Estas ocupaciones no se aprenden en academias, se transmiten de generación en generación. Son oficios que se portan en el apellido.
Mientras hacíamos la pesquisa en un pueblo pequeño al preguntar por el relojero, el cerrajero o el que arregla bicicletas, nos respondieron con otra pregunta: ¿necesita al padre, al hijo o al nieto?

En otro barrio encontramos al que aprovecha los residuos de la producción de una fábrica de fósforos para confeccionar velas, mayormente utilizadas con fines espirituales.
Esta investigación se inició en el mes de mayo de 2018. En la primera etapa, se realizó un recorrido exploratorio y de entrevistas para socializar y solicitar el permiso para tomar las imágenes a los trabajadores con un carácter anónimo, siendo lo más importante el gesto, no el retrato.

12 fotos y 7 videos complementan esta muestra que se inauguró el 23 de marzo en CAAA en Guimarães Portugal.

Agradecimiento a todos los especialistas del CAAA, especialmente a Manuel Mesquita, Igor Gonçalves, Maria Luis Neiva y su director Ricardo Bastos Areias.

A los amigos Papito, Lile, Juan Carlos, El Amaricano, Ivan Alvarez Margolla, Rafael Garofalo, a Reina, a mi Li, a mis niños, y a todos los que de alguna manera contribuyeron en el desarrollo de este proyecto.

Y un eterno abrazo a mi amigo Armando Silva.

19

Candela al jarro, hasta que largue el fondo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *